Somos procesadores de luz y sonido

La acupuntura con diapasones y luz de colores es una terapia vibracional avanzada que surge como alternativa, más potente y menos agresiva, a la clásica acupuntura con agujas heredada de la Medicina Tradicional China.
Es una técnica no invasiva y completamente inocua para el cuerpo humano.
Utiliza los mismos mapas energéticos y parte de los mismos conceptos y leyes fundamentales que la acupuntura tradicional:

El hombre responde al cielo y la tierra, estableciendo una interacción constante (circulación de energía) entre ambos polos. El equilibrio de las fuerzas Yin y Yang (fenómenos internos y externos), regidas por el principio de oposición y complementariedad.

La Ley de los cinco movimientos o de autorregulación: Madera, Fuego, Tierra, metal y Agua. Nos informa sobre las relaciones existentes entre los órganos y las vísceras.

Estas leyes recogen todos los aspectos que rigen nuestra existencia: Mecanismos de intercambio con nuestro entorno (climatología, estaciones, alimentación,…), y relaciones funcionales entre los diferentes sistemas internos del ser humano: relaciones psico-afectivas y fisiológicas.
La salud se da cuando conseguimos mantener el equilibrio en el interior del cuerpo y entre éste y el mundo exterior.
La energía vital circula por el cuerpo a través de canales energéticos (meridianos). Entre ellos reconocemos 12 meridianos que corresponden a los 5 órganos Yin (órganos), los 5 órganos Yang (vísceras) y a las 2 funciones denominadas Triple Recalentador y Maestro Corazón (circulación-sexualidad) Éstos a su vez se conectan entre ellos a través de canales secundarios. A través de la “puntura” en determinados puntos del meridiano, se ejerce una influencia sobre la energía que lo recorre repercutiendo a los órganos conectados, y en consecuencia sobre la función orgánica a la que está ligado.
Los diapasones y la luz emiten una vibración que permite armonizar los tres planos (mental, físico, espiritual). Esta vibración varía según la frecuencia del sonido o color de la luz emitidos, actuando cada una en una parte diferente del cuerpo. Se sitúa el vástago del diapasón sobre los puntos de acupuntura al tiempo que se aplica la luz de color correspondiente al meridiano.

Todas las relaciones humanas físicas, químicas, espirituales, son un intercambio  de ondas que se mueven en rangos muy sutiles en cuanto a frecuencia, intensidad y longitud de onda.