Una vivencia más plena y consciente de nuestra realidad

Es una terapia de crecimiento personal que busca la integración de nuestras experiencias traumáticas trayéndolas a nuestra conciencia y aceptándolas como algo valioso y apreciado. En este proceso vamos deshaciendo la trama creada por la represión. La represión de cualquier experiencia siempre lleva asociada una o varias creencias negativas: ‘eso es desagradable’, ‘no tengo otra elección’… Son éstas las creencias que tejen el prisma a través del cual vemos el mundo y nos relacionamos con él.
El Rebirthing trabaja con la respiración consciente (la persona dirige su respiración) y conectada (sin interrupción entre exhalación e inhalación) y  con pensamiento creativo (afirmaciones positivas).
A través de la respiración obtenemos:

Activación

La respiración conectada nos activa y energiza al aumentar la oxigenación de las células y al mover la energía de nuestro cuerpo.

Conexión

Cada vez que respiramos interiorizamos “todo” lo que existe y existió en el universo (moléculas que ahora entran en nuestros pulmones y riego sanguíneo y que antes de llegar a nosotros recorrieron miles de caminos por los que continuarán vagando después de salir de nosotros, quizás a otras formas de conciencia: árbol, animal, mineral u otro ser humano), es la expresión de la unión con el todo, con la fuente, es sintonizarnos con ella. Es la conexión con la conciencia ilimitada.

Purificación

A nivel físico: se limpia el cuerpo de toxinas.
A nivel emocional: liberación de traumas y emociones reprimidas.
A nivel mental: corrige creencias y pensamientos negativos o desvitalizantes.

EL PENSAMIENTO POSITIVO Y CREATIVO

Nos permite cambiar conscientemente los sistemas de creencias que no funcionan o causan problemas en nuestras vidas. Se utilizan técnicas como la visualización positiva y sobre todo las afirmaciones.No hemos de olvidar que vivimos lo que pensamos, de manera que si nuestros pensamientos son negativos nuestra vida estará mal conducida y no satisfará nuestras necesidades. Los pensamientos positivos nos aportan mayor creatividad y calidad de vida.
La terapia del Rebirthing se estructura  en varias sesiones  (generalmente un mínimo de diez). A lo largo de ellas viajamos hacia:

El pasado

Llegando a los primeros estadios de nuestra infancia, hasta el momento del nacimiento, del parto, de la concepción, o anterior a ésta, (donde se establecen los fundamentos de nuestra personalidad), limpiando los traumas existenciales aquí forjados: (El trauma de nacimiento, síndrome de desaprobación paterna, la mentira personal, la pulsión inconsciente de muerte, las vidas pasadas (karma).

El futuro

Visualizando y construyendo pensamientos positivos que transformarán nuestras vidas y crearán el mundo que anhelamos vivir.

El interior

Nuestro Ser, nuestra esencia (los 4 elementos: aire, fuego, agua y tierra), integrando las experiencias negativas que nos mantienen anclados en el pasado, que no nos permiten evolucionar, eliminando así los patrones negativos limitantes que impiden que tengamos éxito en la vida.

El exterior

Entrando en comunión con nuestro entorno, integrándonos con el todo, conduciéndonos a una vivencia más plena y consciente de nuestra realidad.

Con la práctica del Rebirthing se obtienen además otros beneficios terapeúticos:

Una profunda y duradera paz interior

Claridad mental

Mayor intuición

Mejoran las relaciones con los demás, relaciones íntimas, familiares, sociales y profesionales

Se desarrolla una mayor habilidad para manejar los desafíos en la vida profesional y en general

Grandes y duraderos beneficios en la salud y el estado de ánimo general

La primera inspiración, al nacer, nos da la vida y con la última exhalación se nos escapa el último aliento de vida, con ella decimos adiós a la vida.