Luz, Amor y Conciencia

El Reiki es una técnica que cura mediante la  transferencia de energía universal sanadora a través de la imposición de manos.
El Reiki considera al Ki (energía) responsable de la salud y la enfermedad. De manera inconsciente generamos y dirigimos un Ki positivo a los órganos de nuestro cuerpo que los mantiene sanos. Sin embargo y con frecuencia, el ki se ve alterado por nuestros pensamientos negativos, éste ki negativo se sitúa alrededor de nuestros órganos, en los chakras y en el aura, retardando las actividades normales de nuestro cuerpo. Si no ponemos remedio, todo este proceso nos conduce finalmente a la enfermedad.
La enfermedad empieza en primer lugar en el plano energético (en el aura), frecuentemente en forma de karma proveniente de vidas pasadas, herencias genéticas o de Ki negativo generado en esta vida por el inconsciente. Con el paso del tiempo estas ‘semillas’ ancladas en el aura van cogiendo fuerza a través de energía y experiencias negativas que ellas mismas atraen. Así es como, poco a poco, van creciendo y extendiendo sus raíces hasta los chakras, y finalmente, hasta el cuerpo físico manifestándose como disfuncionalidad o enfermedad.
Por este motivo la curación, para que sea duradera, no puede limitarse al cuerpo físico sino que debe extenderse a través de los chakras, hasta el aura, donde radica la causa originaria.

Efectos del tratamiento Reiki

A través del Reiki, se puede reprogramar el inconsciente de una persona liberando recuerdos, sentimientos o pensamientos negativos y el Karma recuperando así su equilibrio.
El Reiki desbloquea la energía elevando el nivel de vibración, alcanzando así:

Equilibrio de las Energías

Aumento de la creatividad

Liberación de las emociones

Relajación de las tensiones

Acción sobre las causas de enfermedad

Sanación de Todo el Ser

Aumento de la Energia vital

Desarrollo de La Conciencia

La salud no sólo pertenece al cuerpo, sino que es una expresión del cuerpo, la mente y el alma.